Adolfo Perez Agusti - El Humor De Woody Allen

El Humor De Woody Allen por Adolfo Perez Agusti epub

Descargar El Humor De Woody Allen por Adolfo Perez Agusti Epub y PDF

  • Título: El Humor De Woody Allen
  • Autores: Adolfo Perez Agusti
  • Publicado: 27 de julio de 2013
  • ISBN: 149120334X
  • Tamaño: .MB
  • Nº de páginas: 178
  • Idiomas: Español
  • Editorial: www.thwfx.com.mx
  • Valoración: ★★★★★
  • País: España
  • Genero: Novela kindle
  • Comprimido: no
  • Formato : PDF, EPUB

Adolfo Perez Agusti con El Humor De Woody Allen

Este inquieto actor, excelente director y mordaz guionista, además de músico y buen cómico, ha conseguido ganarse un sólido prestigio y un puesto en la historia del cine con sus bien construidas historias en donde todos los personajes poseen una aguda personalidad. De apariencia menuda, calva decisiva y dotado de una lengua vivaz que en ocasiones se convierte en viperina, supone la antítesis de un galán tradicional pero, aún así, consigue siempre llevarse a la cama a la chica más guapa, quizá porque él escribe sus propias historias y así las maneja a su capricho. Desafortunado en su vida sentimental hasta ayer mismo, con el paso de los años consiguió encontrar su media naranja en la figura de una guapa chica oriental, quizá la única que le entrega mucho más de lo que le exige. Así, al llegar a la vejez, y mientras la mayoría de los profesionales del cine viven un nostálgico retiro, Woody Allen sigue mostrando que no tiene rival y que sus aparentemente sencillas historias pueden ser vistas por cualquier espectador de buen gusto. Profeta en tierra ajena, Europa le ha aportado un reconocimiento a su larga carrera cinematográfica que no tuvo en los Estados Unidos, aunque justo es reconocer que ese Oscar al Mejor Director y a la Mejor Película que consiguió por Annie Hall le proporcionaron el espaldarazo suficiente como para rodar al menos una película al año. De pelo rojizo y cara delgada, con aspecto de niño intelectual antes y ahora de viejo socarrón, se ocupa solamente de sus propios proyectos y no le interesan los problemas típicos de Hollywood. Suele opinar que la mayor parte de las películas que salen de Estados Unidos son auténtica basura, aunque también reconoce que muchas de sus obras son razonables fracasos económicos. Su ambición es tan pura como simple: solamente quiere hacer películas, aunque no tengan éxito. Por fortuna, algunas de ellas ya son clásicas, como son Annie Hall, Manhattan o Hannah y sus hermanas, mientras que otras son originales y fascinantes sketches, como sucede con Zeling, Broadway Danny Rose y La rosa púrpura de El Cairo. Cuando rodó la película Hannah y sus hermanas tenía 49 años y ese fue su film número 17, aunque seguía con su peculiar forma de rodar, totalmente diferente al de cualquier director norteamericano.Sigue prefiriendo su trabajo en la ciudad de Nueva York antes que en Los Ángeles y fiel a sus principios realiza casi siempre sus propias películas, en las cuales suele ser también el guionista, algo muy poco habitual en América. Allen quiere separar el progreso de la creatividad, al contrario que otros directores, logrando entonces un acuerdo en este sentido con Arthur Krim, director de la desaparecida Orion Pictures. Las películas se harían con bajo coste y sin alborotos publicitarios, y en el supuesto de que perdiesen dinero, como ocurrió en alguna ocasión, no sería mucho. De cualquier modo, las películas las hace siempre a su manera y es frecuente que rechace a algún actor si no encaja, aunque ya estuviera acordado por la productora. Tampoco es extraño que ruede de nuevo una película cuando aparentemente todo está correcto. Esto fue lo que ocurrió con September, que rehizo de nuevo, lo que le ha dado justa fama de ser distante y poco amable durante los rodajes. Él dice, para justificarse, que es todo lo amable que el trabajo le permite.Allen fue padre por primera vez a los 54 años y aunque su relación con la actriz Mia Farrow parecía segura, el affaire del que fue acusado le amargó totalmente su existencia, especialmente por la difusión que se hizo a la prensa. Buen instrumentista del clarinete, se interesó por el jazz cuando escuchó a músicos del calibre de Benny Goodman, Artie Shaw, Sidney Becket, Bunk Johnson y Jelly Roll. En los últimos años sus conciertos por toda Europa le han proporcionado incluso más popularidad, lo mismo que su bien merecido premio Príncipe de Asturias otorgado en Gijón.
Nuestra biblioteca en línea ofrece literatura para descargar en versión completa, sin abreviaturas. Debido a la compatibilidad con una gran cantidad de formatos de libros digitales, nuestra biblioteca está disponible para descargar en su teléfono móvil, iPhone, iPad, Android. Puede descargar o leer un libro El Humor De Woody Allen de la biblioteca en línea en teléfonos inteligentes y tabletas con Android / iOS. ¡Descargue libros electrónicos gratis en la biblioteca en línea sin registrarse ahora mismo!